miércoles

Oigo un piano...

En la negrura de la noche, en la penumbra del sueño, se oye un piano. Unas notas mal tocadas, apenas unidas entre ellas, pero que aportan una magia especial a ese momento. No rompe el silencio, lo armoniza y se incorpora entre ese tejido. Nos hace estar bien..., completamente descansados. Aun así, no puedo dejar de preguntarme, ¿quién lo toca? ¿Por qué? ¿Por qué ahora? Me responde ese sonido, misterioso, escondido. Y en realidad, no me importa saber la verdad tras esas preguntas.

1 comentario: